Son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de preparar una boda, pero sin duda hay dos muy importantes: el catering y los fotógrafos de boda. ¿Y por qué? El catering es lo que le ofreces a tus invitados, además de donde pasáis más tiempo y donde realmente tiene lugar la celebración, así que ofrecer una deliciosa comida y de calidad es un punto a tener muy en cuenta y en el que trabajar. En cuanto al fotógrafo, ¿quién si no iba a hacer unas bonitas fotos con las que recordar ese día tan importante en tu vida? Escoger tanto el catering o el fotógrafo hay que hacerlo con tiempo y con cabeza. Eso sí, lo imprescindible en ambos casos es ponerse en contacto con al menos tres empresas o profesionales y valorar lo que ofrecen, las referencias con las que cuentan y los precios que tienen.

CATERING

  1. Tipo de celebración

Hay diferentes tipos de empresas de catering. Algunas más grandes (y que por tanto pueden encargarse de muchos invitados), otras más pequeñas, especializadas en bodas, comida más tradicional, nuevos sabores, etc. Por lo tanto, dependiendo del tipo de celebración que vayas a realizar tendrás que acudir a un tipo de empresa u otra. Hay quienes prefieren que el banquete se base en el menú típico (entrantes, primer plato, segundo plato, postre, tarta, etc.), mientras que otros prefieren una especie de bufet con recetas y platos más actuales.

  1. Productos de calidad

Los platos que ofrezcas en tu boda son importantes, pero aún más son los productos con los que elaboras esas recetas, así que un punto a favor es saber qué productos utiliza la empresa de catering, si son locales y, por supuesto, de temporada.

  1. Logística y servicio

Si estás pensando en ofrecer un catering de tu boda, lo más probable es que el lugar de la celebración no sea un hotel o un espacio que cuente con profesionales del servicio. Ofrecer un catering no se limita solo a la comida, sino que implica el montaje y desmontaje de las mesas, la decoración del lugar, un servicio de camareros, etc. Saber si la empresa de catering también ofrece estos servicios es importante y un punto a favor a la hora de escogerla.

  1. Servicios personalizado

Más allá del montaje de las mesas, es probable que tengas peticiones especiales para el día de tu boda (servir cócteles, por ejemplo), por lo que es importante saber si los trabajadores de la empresa pueden adaptarse a tus necesidades.

 

FOTÓGRAFO

  1. Haz una entrevista personal

Realizar las fotografías de tu boda es una oportunidad única y no hay forma de volver hacerlas si hubiera algún problema, así que es muy importante la comunicación con el profesional. Por ello, reunirte con el fotógrafo para que te enseñe su portfolio y ambos podáis hablar de todos los detalles que requiere el trabajo es muy importante. Precio, horario, resultados, originales, digital, etc., ¡no te olvides de ningún punto!

  1. Calidad de las fotografías

Hacer fotos no es solo presionar el botón de la cámara, sino que implica técnica, originalidad, posterior edición, iluminación, etc. La profesionalidad de un fotógrafo de bodas tiene que verse en las imágenes que toma, así que no dudes en comprobar sus trabajos y en preguntar por el formato en el que recibirás tus fotos (reveladas, CD, USB, etc.).

  1. Formalidad en los detalles

Los detalles que ha de cumplir el fotógrafo: hora, lugar, horario, número mínimo de fotografías, retoques, etc. No dejes ningún cabo suelto, háblalo en detalle con el profesional y asegúrate de que es una persona que cumple su palabra (recurre a las referencias).

  1. Contrato

Que esté abiertamente dispuesto a firmar un contrato en el que se especifiquen todos los detalles a cumplir es muy importante, pues denota profesionalidad y es la mejor manera para que todo quede claro y no ocurran imprevistos.