¿Estás pensando en qué lugar celebrar tu banquete de bodas y no terminas de decidirte? Espacios hay muchos: desde una casa de campo hasta un jardín pasando por la playa o ese restaurante tan ideal de las afueras de tu ciudad. Sin embargo, nosotros te vamos a exponer las ventajas que tiene celebrar el banquete de bodas en un hotel.

No importa la época del año
Ni la climatología, pues al planear una boda es imposible saber qué tiempo hará ese día. Puede ser pleno agosto y que justamente ese día haya una tormenta de verano o que en pleno invierno no haga tanto frío como se esperaba. Un hotel siempre tiene sus instalaciones listas y preparadas para celebrar una boda, y habitualmente tiene varios espacios con los que cubrir imprevistos. Por lo tanto, si el plan el celebrar el banquete en el jardín pero resulta que llueve… seguro que no hay problema en preparar la comitiva bajo cubierto.

Decoración y entorno
Los buenos hoteles siempre se caracterizan por una decoración elegante que en ningún caso desentonará con una boda, por lo que el buen gusto está asegurado. Por otra parte, los hoteles suelen estar situados en lugares idílicos, bien sea las afueras rodeado de una naturaleza impresionante o en el centro de la ciudad con unas bonitas vistas a la catedral o algún edificio pintoresco.

Comida de alto nivel
Los mejores hoteles siempre están regentados por los mejores chefs, que además están acostumbrados a idear el menú de banquetes de boda y a prepararlo rodeado de un buen equipo de profesionales. En definitiva, tu banquete en un hotel tendrá un toque de exclusividad.

Personal con experiencia
Tanto los camareros como los organizadores tienen mucha experiencia en la preparación de banquetes, por lo que te aseguras un espacio bien preparado y decorado, además de un servicio de primera. Las personas que trabajan en hotel suelen contar con un título en hostelería que les asegura contar con la mejor preparación de cara al servicio hostelero.

Parking
Los hoteles suelen tener un gran espacio de parking (y seguridad) que les permite a tus invitados acudir con su propio coche y no tener problemas a la hora de aparcar.

Alojamiento (descuentos)
No hay nada más cansado que casarse, y no da más pereza que tener que volver a casa después de un largo día de ceremonia, fotos, banquete, fiesta, etc. Para los novios, lo mejor es irse directamente a la habitación del propio hotel. Y en cuanto a los invitados, para aquellos que vengan de fuera o que deseen alargar la fiesta hasta el amanecer sin preocuparse de tener que coger el coche a la vuelta es la opción más sencilla y cauta (porque en las bodas se bebe bastante).

¡Desayuno!
Después de una fiesta no hay nada mejor que levantarse y… tener un completo y delicioso desayuno esperándote para reponer fuerzas y disfrutar del momento con tranquilidad y junto a los que más quieres.